HUMILDE, FERVOROSA, PACIENTE Y CARITATIVA HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA DEL ROCÍO "ROCIEROS DE CORAZÓN",

 Erigida y establecida canónicamente en la arquidiócesis de Mérida, Venezuela el cinco de diciembre de dos mil catorce.

LA HERMANDAD EL ROCÍO LA VIRGEN AGENDA CORAZÓN ROCIERO CONTACTO

ÍNDICE

La leyenda Fiestas Trajes El Museo - Tesoro Traslados Año Jubilar
Lunes de Pentecostés Hermandad Matriz Culto y veneración Reina de los Romeros ...presencia en América
 

Para los acatólicos apostólicos romanos italianos que es como nos definimos formalmente ante tantas sectas y nuevas religiones, la figura de María madre de Dios, es muy importante, es si pudiera decirse fundamental para nuestra fe.

Hija de San Joaquín y Santa Ana, nacida preservada del pecado original, madre de Dios y madre nuestra.
No es un tema sencillo de tratar el dogma de la maternidad de María y la procedencia Divina de Dios.

 
 

   La Virgen del Rocío no es obra humana: Que  bajó de los cielos una mañana. Eso sería para ser Reina y Madre de Andalucía

T.D.: las coplas de Muñoz y Pabón  1919

 

     El origen Divino de Cristo no le proviene de María. Pero al ser Cristo una persona de naturalezas divina y humana. María es tanto madre del hombre como Madre del Dios. María es Madre de Dios, porque es Madre de Cristo quien es Dios hombre.

     La misión maternal de María es mencionada desde los primeros credos de la Iglesia. En el Credo de los Apóstoles: "Creo en Dios Padre todopoderoso y en Jesucristo su único hijo, nuestro Señor que nació de la Virgen María".

     El título Madre de Dios era utilizado desde las primeras oraciones cristianas. En el Concilio de Efeso, se canonizo el título Theotokos, que significa Madre de Dios. A partir de ese momento la divina maternidad constituyó un título único de señorío y gloria para la Madre de Dios encarnado. La Theotokos es considerada, representada e invocada como la reina y señora por ser Madre del Rey y del Señor.
 

las leguas del Rocío son escalones por donde van al cielo los corazones ¡Vuela al Rocío sin que nada te arredre, corazón mío.

T.D.: las coplas de Muñoz y Pabón  1919

 

    En general cada intervención de María tiene que ver con una realidad histórica precisa y/o ante una necesidad particular del pueblo de Dios, hecho que demuestra la acción maternal de María, que se tomó muy en serio el mandato de su Hijo en la cruz de acogernos como sus hijos.

    Cada advocación mariana nos permite contemplar, a través de rostros diferentes, la grandeza de María; una grandeza perceptible en cualquier tiempo, en cualquier lugar y en cualquier cultura. No importa el nombre que María reciba o la advocación con la cual se le invoque, sino la devoción y el amor inquebrantables en la Madre Celestial que todos los fieles católicos le profesamos a diario.

     Es obvio que todos los videntes describan a la madre del Redentor como una mujer hermosa y muy joven, con facciones bien delineadas, un rostro tierno y puro, en ocasiones sonriendo o con una mirada triste; además radiante y luminosa. Incluso, tomando a veces los rasgos típicos de cada región. Donde ha puesto Dios mismo su relicario,  no es maravilla si caballos y bueyes se le arrodillan.
 

    Las distintas advocaciones marianas son modos diferentes de ver, conocer o venerar a María, que es una sola, Madre de Dios, Reina de los Ángeles, madre de los Apóstoles y de todos los cristianos.  Por lo general, al nombre de la Virgen de le vincula con circunstancias especiales o momentos destacados, generando ciertas advocaciones. 

     Nuestro querido y recordado Cardenal Lebrun Moratinos, hombre de humildad y nobleza  reconocida, resolvía muy sutilmente el complejo asunto afirmando: "La Virgen es una sola, es una madre, como la madre de cualquiera de nosotros, pero del mismo modo que nuestra madre se nos presenta con diferentes vestidos y a cada cual le gusta mas uno u otro, pues asi se nos presenta la Virgen bajo diversas advocaciones que a unos les confiera mayor afinidad que a otros...

 
 

 

     La Virgen del Rocío, también conocida como "La Blanca Paloma",  "La Reina de las Marismas",  "Nuestra Señora de las Rocinas" es una advocación mariana que se venera en la región de Almonte, Huelva, Andalucía, Al sur de España, donde se encuentra una Iglesia  "La Ermita de El Rocío"  en una pequeña aldea que lleva su nombre. La fiesta en su honor se realiza durante la fiesta católica de Pentecostés en la llamada "Romeria de El Rocio"  que es una de las más importantes y conocidas de España y el mundo,  conocida internacionalmente pues congrega cada año a más de un millón de personas,  devotos llamados "Rocieros" que van a visitar y presentarse ante la imagen de su patrona.

     El Rocío, como tradicionalmente se llama al conjunto de la romería, también la aldea, y la talla de la patrona de Almonte a quien veneran los Almonteños y Rocieros venidos de todas partes del mundo se ha convertido  en un fenómeno entre religioso y tradicional del folclóre o las costumbres regionales de la comarca, además con cierto peso socialmente importante, que mueve a más de un millón de personas en los días de celebración en el mes de mayo, y a otros cientos de miles de personas que durante todo el año acuden a la ermita a rendir veneración a la Virgen, hay Romeros y Rocieros esparcidos por todo el mundo, muchos de ellos con raíces o relaciones Andaluzas.

     La primera referencia a un lugar de culto mariano en la zona data de la primera mitad del siglo XIV y se halla en el Libro de la montería de Alfonso XI, en que se alude a una «ermita de Sancta María de las Rocinas». Según los libros de historia, en 1587 Baltasar Tercero Ruiz funda en la ermita una capellanía.

 

QUE VIVA LA VIRGEN DEL ROCÍO, PATRONA DE ALMONTE, DESDE 1653, REINA DE LA MARISMA, Y DE LOS ÁNGELES  MADRE DE DIOS Y DE TODOS LOS ROCIEROS DEL MUNDO.

SoyRociero.com, es la página web y contacto virtual de la humilde, fervorosa, paciente y caritativa hermandad de nuestra Señora del Rocío ROCIEROS DE CORAZÓN,

hermandad@soyrociero.com,  P.O.BOX 30, La Parroquia, Mérida 5115, Venezuela o contáctenos a través de nuestra sede social o casas de hermandad regionales.