Pentecostés de esperanza; una oración en la distancia.

Notas sobre pentecostés, por Eduardo Bonetti A.

     La Romería del Rocío es una maravillosa celebración que conjuga creencia, fe, tradición, alegría y la celebración cristiana de un pueblo maravilloso llamado Almonte, pueblo devoto, de gente buena,  muy sencilla, gente aferrada a sus tradiciones y sobre todo, gente de fe y espiritualidad.  Gente celosa pero igualmente generosa, porque resguarda con mucho amor sus tradiciones, sus creencias y a su patrona, pero además la comparte con los que llegan a quererla con el corazón como nos pasó hace muchos años…
     Nos dice la historia que en año indeterminado y con muchas fábulas e historias así como una que otra controversia,  cosas que no nos atañen importan ni cambian en nada la realidad, que apareció en el mismo sitio donde se construyó la primera capilla luego otra y sucesivas edificaciones destacándose los aportes de Baltazar tercero y  Alfonso el Sabio para su construcción. Una vez destruida con el terremoto de Lisboa fue remozada y finalmente  demolida para reconstruida por completo una nueva estructura a finales de los sesenta.  En 1963-64 se comenzó su demolición total y se bendijo la primera piedra el 26 de enero, siendo finalmente bendecida tal como la conocemos hoy en día un 12 de abril de 1969.   El hermoso altar que los rocieros llaman popularmente “el nido” de esa Blanca Paloma, fue terminado en dos mil seis.
     Muchos  opinan y afirman una cosa y otra.  La realidad es tan grande como una catedral: la romería del rocío es la fiesta y peregrinación más grande del mundo.  Si bien la peregrinación al Tepeyac (Mexico D.F.) para la vigilia y celebración de Nuestra Señora de Guadalupe se dice que concentra a mas de cinco millones de personas  y la procesión de la Divina Pastora de Santa Rosa (Cabudare) a Barquisimeto (catedral metropolitana) supone un traslado de mas de legua y media (7-9 kms), y estima mas de tres millones de personas, la fiesta de Pentecostés y Romería del Rocío puede contabilizar mas de dos millones de personas en su momento mas importante que es la madrugada y un estimado de mas de un millón de fieles que permanecen en la aldea durante mas de cuatro días y vienen de los sitios mas recónditos del reino de España andando con sus carretas y bueyes, en grupo con sus hermandades, párroco, simpecado y amigos, rezando, cantando, venerando y celebrando la fe de una fiesta que además nos reafirma la pascua de resurrección, cuando el cordero venció a la muerte y resucitó, para luego permanecer con sus hermanos los apóstoles  por cuarenta días, para pedirles que se acercaran al monte de los Olivos y permanecieran en oración cuando él subió al cielo, les anunció que pronto llegaría el Espíritu Santo, hecho que sucedió exactamente nueve días después, de allí viene la costumbre del novenario en la espera de la venida del Espíritu Santo y de los dones del cielo.
     Además de esto, es justo recordar la fiesta del shauvot o la setimana judía, ellos son nuestros hermanos y aunque no comparten nuestro nuevo testamento y los últimos dos mil años, tenemos en común la epístola;  así como algunos países europeos, que celebran  justo siete semanas después de la pascua de resurrección cuando por razones del ciclo lunar, el clima boreal y las primeras cosechas de la temporada eran recogidas mas o menos en estas épocas.
     La devoción mariana se ha extendido por todo el mundo  con múltiples manifestaciones de la madre de Dios, muestras de fe que para algunos son científicamente improbables inexplicables y para otros simplemente inimaginables; en América tenemos las dos únicas apariciones de la Virgen  que han dejado pruebas físicas: la de Guadalupe que apareció a Juan Diego y la de Coromoto  que apareció al cacique que le dio su nombre: “Coromoto”, historias ricas y maravillosas.   Quizás la de la Rue de Bac, la de Fátima y Lourdes son mucho más conocidas en el mundo, pero en los dos primeros casos la señora al manifestarse, lo primero que dijo fue: yo soy la Inmaculada Concepción de María…   En el caso de la rue de Bac, la “bella señora” le pidió a sor Catalina Laboure que  acuñara una medalla que entre otros símbolos tiene el corazón de Jesús y el se su madre uno coronado de espinas y otro traspasado por una espada; la Señora pidió que acuñaran esta medalla protectora  y que sus hijos la portaran (tal cual cada rociero porta la medalla y cordón distintivo de su hermandad),  haciéndose muy popular como protectora ante la peste y la revolución que dejó tantos muertos, finalmente comenzó a conocerse como la capilla de la medalla de la Virgen Milagrosa,  la capilla de la milagrosa y casi al modo andaluz al final simplemente como “la milagrosa”.   Recordamos estos pasajes para aclarar y reiterar que María es una sola y  la vinculación que existe entre todas sus apariciones son muy significativas y llenas de contenido histórico cada una, pero sobre todo muy ricas.  Traemos pues a colación el hecho de que Almonte nombrara a la Señora de las Rocinas su patrona aquel 29 de Junio de 1653, un día de San Pedro, su patrono, el padre de la Iglesia, el primer papa y sucesor de Cristo,  la piedra sobre la que se construyó la iglesia, presente por cierto en el hermoso retablo de la ermita del lado del nuevo testamento (izquierda a la vista) por encima de la epístola con una estampa muy poco común, mas joven y de cabellos muy oscuros, es decir en su madurez temprana.   Mil veces lo hemos dicho y no nos cansaremos de  recordarlo, en ese mismo momento, el fervoroso, generoso, celoso y religioso pueblo de Almonte juraba y prometía la Inmaculada Concepción de María, que finalmente doscientos años después fue promulgada en la bula pontificia Ineffabilis deux por Pio nono.
     Si le preguntara usted a cualquier rociero ¿Qué es el Rocío? la respuesta solo será una: LO MA GRANDE. No importa que usted pregunte por la romería, por la Virgen o por la aldea; la respuesta siempre será la misma.
     Hoy hacemos un poco esta introducción para adentrarnos en situaciones cotidianas y muy semejantes.  El sueño de un rociero es ir a la aldea, y el norte de toda hermandad es llegar  a ser filial y poder ponerse en marcha por esas arenas con sus hermanos sean muchos o pocos para poder compartir la romería que incluye misa de romeros, camino, unos mas cortos otros mas largos, convivencia en las casas de hermandad durante varios días, rezos de rosarios y misas por escapados con pinares, estrellas, arenas y  olivos de compañía y estampa, la presentación de las hermandades filiales con todos sus hermanos, sus ahijadas, asociaciones agrupaciones y hermandades no filiales que les acompañan, la misa pontifical, y el momento mas esperado: la noche del domingo, el rosario que incluye a todos los simpecados presidido por el del Almonte, que una vez concluida la procesión en hora indeterminada entra a la ermita para que los “leones de Almonte”, sus hijos, brinquen la reja y saquen a su madre por las arenas de la aldea a visitar cada casa de hermandad y cada simpecado de las hermandades filiales, finalmente regresando a su palomar pasada la media mañana y cercanos al medio día del lunes de pentecostés.
     En ese momento, una vez saludada la Blanca Paloma, cuando le cantan una salve con el simpecado frente a su casa de hermandad o el sitio destinado por los organizadores, todo termina y comienza la cuenta regresiva, comienza el  camino de vuelta, misas de despedida y el martes la ultima, la de los anfitriones, que llegaron de primeros el miércoles por la noche y se van de últimos el martes por la tarde.   Eso es el Rocío. “…y quien quiera conocerlo tiene que acudir a lafuente de la que mana”.
Hoy el corazón de muchos romeros llora, porque no podrán estar. ¡Nos incluimos! Algunos rocieros mandan su medalla a los hermanos que si pueden participar para que esa insignia distintiva de cada hermandad les represente en la fiesta mas hermosa del año rociero, pero además le lleve a la Blanca Paloma sus ruegos y peticiones, regresando muy probablemente con la bendición de la Reina de la Marisma y la alegría de haber podido compartir la romería con la hermandad y todos los romeros en general.
Para los que estamos fuera de España, es un momento crudo y fuerte, el corazón se va al Rocío, pero la distancia y el costo del traslado es muy grande no solo económicamente sino en tiempo invertido…  En California hace quince años se celebra la misa de Pentecotés, Roger y Paul son incansables artífices de este milagro rociero a ocho usos horarios y miles de kilómetros;  en Mérida de modo formal y público hace varios, interrumpidos solamente por la peregrinación a la aldea en 2013 y este año la situación por todos conocida.  En Australia, Argentina, Perú, Uruguay, Portugal, Alemania y muchas otros países y ciudades de todo el mundo, además de varias ciudades de Venezuela, se celebrara un “Pentecostés Rociero de Corazón”, un domingo especial en que reafirmamos siete semanas después la alegría de la pascua, la venida del Espíritu Santo sobre el pueblo de Dios derramando sus dones con la fortaleza del amor del padre y la fuerza de la fe.
 Hoy, los venezolanos lloramos en silencio. 
Los rocieros de corazón de Venezuela, no hemos podido llevar a cabo nuestra planificación tradicional del mes de mayo. No hemos podido hacer los rosarios públicos en casa de nuestros hermanos y amigos cada sábado, hemos tenido que cancelar nuestra sabatina regular y ya es un hecho que no podremos efectuar la función principal y comunitaria de pentecostés.  La prudencia y las condiciones nos obligan. Pero esto no nos resta ni un ápice de nuestra gran fe y no nos aleja de la fe rociera, por el contrario, nos acerca a ella mucho más.   Solo tenemos que recordar el episodio de Almonte hace doscientos seis años (agosto de 1810), cuando en el momento mas angustioso de sus vidas, ante el peligro inminente de la muerte segura, teniendo solo 300 hombres ante una caballería de 3000 o más, el pueblo completo de avocó a su madre y patrona, se arrodilló con fe y se encomendó a Ella orando con sincera y profunda entrega a María Santísima de las Rocinas...
El resultado ya lo conocemos, causas desconocidas hicieron que el ejercito francés, ya casi en los límites de la Villa se devolviera; la Reina de los Ángeles, Señora de la Marisma, Virgen del Rocío y Patrona de Almonte escuchó el ruego de sus hijos…   En agradecimiento, el ayuntamiento, las fuerzas vivas y el pueblo en cabildo general decidieron, juraron y prometieron un voto de agradecimiento perpetuo por siempre jamás que se conmemora, recuerda, lee y  celebra cada  diecinueve de Agosto en la aldea con un triduo preparatorio y la fiesta  conocida como “EL ROCIO CHICO”. Además cada siete años desde hace cincuenta, se lleva en hombros a la Virgen a la parroquia de la Asunción de Almonte donde permanece por nueve meses hasta el año siguiente, regresando a su casa una semana antes de la romería.
Como hemos dicho, este año es triste.  No siempre podemos ir a la aldea, quizás uno, dos o varios van representándonos a todos, este año no será así.  Pero además, no podremos reunirnos con nuestros hermanos y amigos  de toda la región para compartir una hermosa celebración de pentecostés que solía terminar con un almuerzo y tablao. Pero no importa, no pasa nada (diría cualquier hermano almonteño), porque así lo ha querido la que manda que es La Blanca Paloma, rezo no le faltará, rosario no le ha faltado y misa tampoco.  No estaremos todos juntos ni será con coro, flamencas, sombreros, traje corto y  galas, pero cada cual le rezará su rosario cada día, nos prepararemos con el novenario que rescató de sus tesoros mas antiguos y nos ha heredado la Hermandad Matriz de Almonte, cada cual ira a la iglesia mas cercana a su domicilio y estaremos unidos en espíritu alma y corazón, la Virgen nos echará su bendición y en la madrugada veremos rugir al león de Almonte por las redes sociales desde cada rincón del mundo, esperando con emoción esa madrugá de pasión.
Tenemos años pidiendo concordia y paz, compartimos la oración de la hermandad en el año 2016, compartimos nuestra oración de pentecostés;  compartimos nuestra ilusión y nuestra intención de unirnos todos sin importar raza, credo, filiación, color o religión, este país y este mundo necesitan mucha cordura y oración, necesitan mas abrazos como dice el Dalai Lama, mas reconciliación como dice el papa Francisco, que además nos recuerda que la felicidad es diaria y cotidiana, sencilla y cercana; necesitamos mas diálogo como piden los dirigentes de las principales instituciones humanitarias y países desarrollados del mundo, mas tolerancia y silencios prudentes como dicen nuestros hermanos budistas y yoghis, definitivamente todos concordamos que este mundo necesita mas amor.  Es increíble el progreso de la humanidad, pero parece que fuera inversamente proporcional al retroceso de la camaradería y la hermandad, gran ejemplo nos da Almonte que conserva intacta su creencia, su cristiandad, su relacionarse, su familiaridad y su esencia y casta cristiana heredada de los mayores...
Con lágrimas en el corazón lloramos a los muertos por la brutal represión, sin importar el sitio del mundo, cada muerto duele, en especial los de Venezuela en los últimos dias.  Con lágrimas en el alma lloramos la injusticia de quienes mueren de hambre o por no tener medicinas.  Con lágrimas en el espíritu lloramos a quienes no atienen al llamado de la cordura y creen que las riquezas materiales o de otras índoles son más importantes que las espirituales.   Con lágrimas en la moral lloramos la perdida de los valores fundamentales y la sequía de virtudes cardinales.   Con lágrimas en la fe, rezamos por tanta injusticia, blasfemia y mentira; pedimos perdón, así como nos enseñó Jesús en el Padre Nuestro (…como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden).   Con lágrimas que brotan de las entrañas pedimos a nuestros hermanos una oración por Venezuela, por Siria, por Israel, por Palestina y por cada pueblo del mundo, para que cese la guerra la injusticia y reine la concordia y la paz.
Recemos con fe, recemos con amor, recemos con el corazón, que así como María Santísima se lo concedió a un pueblo fervoroso, seguramente nos lo concederá a sus hijos si le rezamos unidos todos con mucha fe.   Es momento de ser cristianos verdaderos,  es momento de enseñar de que estamos hechos y es momento de demostrar que somos el pueblo de Dios.
Que en cada iglesia de Venezuela y el mundo, se escuche la salve rociera, que en cada iglesia del Venezuela y el mundo se rece con paz unión camaradería y sinceramente para lograr el avance la reconciliación el surgimiento de la verdad y el progreso,  que en cada hogar se rece el rosario y se recite la consagración de Venezuela al Santísimo Sacramento del altar como lo hizo monseñor Juan Bautista castro aquel dos de Julio de 1899.  Que en cada sitio donde se encuentra un rociero se pida por la paz del mundo y se escuche esa oración rociera alegre, profunda, sentida, espiritual, sincera y fraternal.   Invitemos a todos nuestros amigos y hermanos a que se unan, pidamos al Espíritu Santo que esas llamaradas de amor y sabiduría caigan del cielo y lleguen a todo su pueblo, y finalmente que se cumpla el mandato de San Juan Pablo II aquel 14 de Junio de 1983 en el balcón de la ermita:  “…que todo el mundo sea rociero”.
 

QUE VIVA LA VIRGEN DEL ROCÍO

 

QUE VIVA EL PASTORCITO DIVINO

 

QUE VIVA EL GENEROSO, FERVOROSO
Y MARAVILLOSO PUEBLO DE ALMONTE,
SU HERMANDAD MATRIZ DE NUESTRA SEÑORA
DEL ROCÍO Y SUS AUTORIDADES QUE CUIDAN, MANTIENEN Y FOMENTAN AL FE ROCIERA

 

QUE VIVA NUESTRA SEÑORA DE COROMOTO

 

QUE VIVA NUESTRO CARDENAL ROCIERO

 

QUE VIVA VENEZUELA
Y CADA PUEBLO DEL MUNDO ENTERO

 

 

QUE VIVA LA VIRGEN DEL ROCÍO, PATRONA DE ALMONTE, DESDE 1653, REINA DE LA MARISMA, Y DE LOS ÁNGELES  MADRE DE DIOS Y DE TODOS LOS ROCIEROS DEL MUNDO.

Soyrociero.com, es la página web y contacto virtual de la humilde, fervorosa, paciente y caritativa hermandad de nuestra Señora del Rocío ROCIEROS DE CORAZÓN,

hermandad@soyrociero.com,  P.O.BOX 30, La Parroquia, Mérida 5115, Venezuela o contáctenos a través de nuestra sede social o casas de hermandad regionales.