HUMILDE, FERVOROSA, PACIENTE Y CARITATIVA HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA DEL ROCÍO "ROCIEROS DE CORAZÓN",

  Erigida y establecida canónicamente en la arquidiócesis de Mérida, Venezuela el cinco de diciembre de dos mil catorce.

LA HERMANDAD EL ROCÍO LA VIRGEN AGENDA CORAZÓN ROCIERO CONTACTO

ÍNDICE

Agenda Candelaria Cuaresma - Semana Santa    Pentecostés        Rocío Chico    Fiesta de todos los santos y difuntos
Martirologio - cristiano Virgen Peregrina Peregrinaciones anuales     Misas         Rosarios       Conferencias & tertulias  
 

PRÓXIMO ROSARIO 19 DE MARZO: "SAN JOSE"

 
    Dice una de las promesas de la Virgen que “quien le sirva, rezando diariamente el rosario, recibirá cualquier gracia que le pida”. Nos promete además una “especialísima protección”, recordándonos que esta oración es un gran escudo de defensa contra el infierno que además destruye los vicios, libra de los pecados y extermina las herejías. Este año, el Santo Padre nos ha regalado el jubileo de un año santo extraordinario, el año de la misericordia que comenzó el día de la Inmaculada (8/XII/2015), patrona de nuestra arquidiócesis y culminará el 20 de noviembre (20/XI/2016) para celebrar el quincuagésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, el concilio ecuménico convocado y presidido por Su Santidad Juan XXIII y Su Santidad Paulo VI (quien lo clausuró). Este importantísimo encuentro ecuménico, logró el “aggiornamento” de la iglesia acercándola mas al pueblo.
     Como parte de la misión laica del rebaño romero rociero al que pertenecemos, seguiremos esforzándonos en propagar, enseñar, difundir y fomentar la fe mariana; rezar el rosario es una de las herramientas mas sencillas, poderosas, cotidianas y accesibles que tenemos para este fin.
 
 

     Algunos marcan el origen de esta oración mariana cerca del año ochocientos, otros después, aunque hay indicios de que sea anterior. Lo cierto es que el rezo del rosario aparece como un modo mas sencillo de orar, pues no todo el mundo tenía acceso al salterio y los salmos, por eso se le llamó en algún momento “el salterio de la Virgen”; incluso quizás después del Concilio Ecuménico Vaticano II, al cambiar la lengua oficial de latín al idioma local, pudo llegar a un mayor número de fieles. 

     Aparentemente su popularidad se debe a Santo Domingo de Guzmán, quien mandó a la orden de los predicadores dominicos a rezar una forma primitiva de rosario que poco a poco se fue perfeccionando. El Rosario es un modo muy particular de acercarse a Jesús a través de María, su Madre, la Virgen, meditando el evangelio y algunos pasajes de la vida del hijo de Dios.

     Hay datos muy interesantes que vale la pena recordar, por ejemplo: la historia del “Ave María”.  La segunda mitad de la oración  fue añadida a la primera en el siglo XIV, pero su uso se hizo universal cuando el Papa Pío V promulgó el breviario romano y mandó que se rezase al principio de cada hora del oficio divino, después del Padre Nuestro.

     El Papa rociero y mariano, San Juan Pablo II, introdujo los misterios luminosos, pero además nos dijo: “El rosario es mi oración preferida. Oración maravillosa en su sencillez y en su profundidad. En esta oración repetimos muchas veces las palabras que la Virgen María escuchó de boca del Ángel y de su prima Isabel. A estas palabras se asocia la Iglesia. Se puede decir que el Rosario es, en cierto modo, una oración comentario del ultimo capítulo de la Constitución “Lumen Gentium” del Vaticano II, capítulo que trata de la admirable presencia de la madre de Dios en el ministerio de Cristo y de la Iglesia.  Sobre el fondo de las palabras “Dios te salve, María”, pasan ante los ojos del que las reza los principales episodios de la vida de Cristo, con sus misterios gozosos, dolorosos, gloriosos y luminosos que nos hacen entrar en comunión con Cristo, podríamos decir, a través del corazón de su Madre.  Nuestro corazón puede encerrar en estas decenas del rosario todos los hechos que componen la vida de cada individuo, de cada familia, de cada nación, de la Iglesia y de la humanidad: los acontecimientos personales y los del prójimo y, de modo particular, de los que más queremos. Así, la sencilla oración del rosario late al ritmo de la vida humana”.

 
 
     Para los rocieros, hay dos momentos solmenes de alabar y venerar al Divino Pastorcito y a la Blanca Paloma: las celebraciones eucarísticas (misas) y el rosario.
     En la hermandad procuramos hacer al menos un rosario mensual formal y colegiado, es decir, con la Virgen y una representación de los hermanos que conforman la junta de gobierno, sin embargo al estar nuestra imagen peregrina visitando distintos hogares del centro y del occidente del país, podríamos decir que diariamente se efectúan rosarios a la Blanca Paloma y al menos una vez a la semana en familia los días sábados y antes de cada misa o función especial o regular de la hermandad...   La Virgen ha prometido proteger, guiar y cuidar a quienes recemos con fe...
 
 

     Nuestra junta de gobierno ha realizado un pequeño compendio del rosario que contiene la información histórica, los misterios meditados, la antigua novena de pentecostés, canciones y poemas antiguos a la Blanca Paloma y las coplas de Francisco Muñoz y Pabón, usted puede pedirlo en nuestra sede social o  contactando a nuestros hermanos mayores y directivos, lo recaudado por concepto de estos misales y devocionarios es utilizado para las obras de caridad y la reimpresión de nuevos documentos...

     Si usted desea organizar un rosario, invitar a la hermandad o recibir la visita de nuestra imagen peregrina de la Virgen del Rocío, no dude en escribirnos a hermandad@soyrociero.com o contactarnos a través de nuestra sede social o hermanos mayores directivos y hermanos mayores regionales.

 
 

QUE VIVA LA VIRGEN DEL ROCÍO, PATRONA DE ALMONTE, DESDE 1653, REINA DE LA MARISMA, Y DE LOS ÁNGELES  MADRE DE DIOS Y DE TODOS LOS ROCIEROS DEL MUNDO.

SoyRociero.com, es la página web y contacto virtual de la humilde, fervorosa, paciente y caritativa hermandad de nuestra Señora del Rocío ROCIEROS DE CORAZÓN,

hermandad@soyrociero.com,  P.O.BOX 30, La Parroquia, Mérida 5115, Venezuela o contáctenos a través de nuestra sede social o casas de hermandad regionales.